BUSCAR EN ESTE BLOG

Cargando...

martes, 13 de septiembre de 2011

La mina de Naica- Crecimiento de los cristales

¿A qué velocidad crecen los cristales gigantes de Naica? 


Un estudio internacional liderado Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, concluye que las formaciones cristalinas de yeso de la mina mexicana de Naica crecen a un ritmo equivalente al grosor de un cabello cada 100 años. Se trata del ritmo de crecimiento más lento jamás registrado, tanto que se ha necesitado de la fabricación de un microscopio especial para su medición.
La Cueva de los Cristales de Naica está situada a 300 metros bajo tierra en el desierto mexicano de Chihuahua. Descubierta en el año 2000 en las proximidades de una mina de plomo, asombró al mundo por las enormes dimensiones de los cristales de selenita que allí se encontraron, los mayores del mundo. Desde entonces, los científicos intentan analizar las peculiaridades de esta sorprendente cueva y dar respuesta a algunas preguntas: ¿cómo es posible que esos cristales tan puros y transparentes crecieran tanto? ¿Cuánto tiempo tardaron en hacerlo? Ahora, y con ayuda de nuevas tecnologías, parecen empezar a despejarse algunas incógnitas.
Según Juan Manuel García Ruiz, investigador del CSIC, "El crecimiento de estas formaciones es tan lento que hasta ahora era casi imposible de medir. En este estudio lo hemos conseguido gracias a un microscopio especial que hemos diseñado en colaboración con un grupo de investigación de la Universidad de Senda, en Japón. Este instrumento nos ha permitido estimar que algunos de los cristales de la cueva han estado creciendo durante cerca de un millón de años".

La investigación tenía también como objetivo el análisis de la reactividad del yeso a las aguas subterráneas de las minas de Naica, que inundaron la Cueva de los Cristales durante todo el proceso de crecimiento y permitieron la formación de esas enormes selenitas. Hoy en día, el crecimiento de los cristales se mantiene estancado debido a que los trabajos en las minas para extraer plata, plomo y zinc, no se han detenido y la cueva carece de agua.
Precisamente, la estabilidad de la humedad y la temperatura son las variables más relevantes para la formación de estos cristales a ojos de los científicos. Como resume el propio García Ruiz, "la temperatura del aire en la cueva ronda los 50 grados centígrados y tiene una humedad superior al 90 por ciento. Las selenitas empezaron a crecer cuando la temperatura bajó de 58 grados y desde entonces ha ido enfriándose hasta alcanzar la temperatura actual, pero lo hace muy lentamente gracias a un punto caliente situado a unos cuatro kilómetros de profundidad".

 BIBLIOGRAFÍA
Artículo extraído de  www.muyinteresante.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada